Quantcast
Image Map

Espejismo o realidad?

by rdelared | 1 month ago | 0 Comments

Los osos se relamen las heridas

Partido correspondiente a la jornada 11 donde los Osos de Chicago visitaban el Metlife Stadium de Nueva York para enfrentarse a los Giants. Jornada difícil para los de Illinois pues venían de una dura derrota en casa frente a los Chargers. A pesar de ser contra un claro contender al título, la imagen del equipo fue horrorosa en ciertos momentos del partido, y en ningún momento pareció que podían sacar un resultado positivo. Había muchos aspectos a mejorar y por eso había un gran nivel de nerviosismo para el partido de esta jornada. Sobre todo, los ojos estaban puestos - una vez más - en su mariscal Mitch Trubisky. El de Ohio llevaba unos partidos realmente malos. Acumulaba la friolera de 22 int, record negativo personal (10 en los últimos 2 partidos) y empezaba a sonar con mucha fuerza que podía verse relegado al banquillo para dar paso al rookie Fitzgerald. Incluso, en el último partido vs Los Ángeles, hubo varios snaps que los vio desde la banda. El equipo cerro filas en torno a Mitchell tras la pasada jornada, pero los rumores seguían sonando con fuerza. Y tras el partido de ayer parece que, de momento, aun seguirán siendo solo rumores. Trubi completo un gran encuentro, liderando la ofensiva con 357 yardas (27-40), para 6 TDs por 1 INT, donde su mayor filón fue el de siempre, su WR estrella Allen Robinson, que se fue a casa con 10 rec, para 115 yardas y 4 TD, sumando 18 en lo que va de liga. Se le noto algo nervioso, sobre todo al inicio del partido, con pases claros que no lograba lanzar con precisión. Pero ahí estaba la gran aliada de la temporada pasada: su defensa. Empezó el partido con un ritmo altísimo, logrando turnovers y buenas situaciones de campo, para que el ataque tuviera mucho margen a la hora de mover las cadenas. Se consiguieron hasta 6 TO, 4 int (3 para el pasado MVP Roquan Smith), 2 fumbles (Khalil Mack) y, factor determinante, lograron que el extraordinario RB Saquon Barkley se quedara en tan solo 12 yardas de carrera. Solo el playmaker Odell Bechkam Jr lograba perforarles, con 4 recepciones (128ys), 2 de ellas para TD. Pero la impresión era que cuando los necesitaran, la defensa daría un paso adelante. Y así fue, hasta el marcador final de 51 - 14. Veremos si esta mejoría se queda solo en un espejismo, o han vuelto al nivel mostrado la pasada campaña demostrando que lo de Los Ángeles fue un simple tropiezo.